Bitcoin y Taproot. Bitcoin más Bitcoin que nunca.

Por: Alejandro González Rossi. Abogado. Maestría en Derecho Empresario Universidad Austral – Argentina. Director Materia Blockchain, Derecho y Empresa de Universidad Austral.

  1. De la comunidad Bitcoin (y un poco de Ethereum).

Bitcoin constituye sin dudas la comunidad mas grande de todo el mundo cripto. En tal sentido, su cantidad de nodos (se calcula más de 300.000 entre completos y pruned), su market cap, el hecho de haber sido la primera blockchain, sus foros, la cantidad de fanáticos (y detractores) que posee, la posicionan como la red Blockchain número uno del mundo, no solo por un tema cronológico sino por su desarrollo, debates que genera, mística de origen, etc. 

La relativamente reciente y cada vez mayor adquisición institucional, y sus aumentos (y bajas) de precios, le han dado una enorme prensa y visibilidad, que no hizo más que acrecentar su aura de número 1 de las criptomonedas.

Todo eso se ha dado a partir de la creación de un pseudónimo, Satoshi Nakamoto, y durante su existencia ha sufrido algunos softforks y hardforks, pero en su origen sufrió por la prevalencia de dos de las tres principales características de las redes Blockchain: La descentralización y la seguridad, algo en lo que Bitcoin es maestra de las maestras. 

Y decimos en dos porque la tercera característica es la escalabilidad, algo que en la red mencionada es mas aspiracional que una realidad. En otras palabras, Bitcoin como red, ha privilegiado siempre otras cosas diferentes a la velocidad y su baja cantidad de transacciones por segundo es precisamente debido a ese origen. 

Gráficamente:  

El esquema implica que cualquiera de las características a las que se privilegie tiene impacto en las otras y en concreto, esta discusión de caracteres de las redes Blockchain a mi entender configura el nuevo problema a resolver dentro del universo de dicha tecnología, como en su momento el problema de los generales bizantinos representó un problema para las tecnologías desarrolladas en un universo informático centralizado. 

Ahora bien, no obstante los debates que en la comunidad Bitcoin se han dado oportunamente, la implementación de Segwitt fue claramente una modificación en el sentido de mejorar la “olvidada” escalabilidad, la propuesta Lightning Network va aún más en ese sentido, y finalmente el soft fork aprobado, Taproot, implica también, aunque se dirige parcialmente a la privacidad, un “vuelta de tuerca” buscando la velocidad de transacciones, la que por su propio origen de cadena pública con alta distribución y fuerte carácter descentralizado de la red, sumado a la utilización del proof of work como consenso nunca pudo alcanzar eficientemente. Volveré sobre Taproot mas abajo, pero antes haré una pequeña comparación de Bitcoin como red con la red Ethereum.

La red cofundada por Vitaly Buterin, hoy la numero 2 por capitalización de mercado, también en su inicio privilegió las características de descentralización y seguridad, pero su objetivo, ser la EVM (Ethereum Virtual Machine), y su focalización en no ser su red simplemente para intercambio peer2peer de criptomoneda sino ofrecer servicios, como posibilidad de desarrollar Smart contracts complejos, que pueden devenir en nuevos tokens, dApps, Descentralized Autonomous Organizations o Corporations, etc, etc, la llevó a cambios diversos, y a sufrir por su apertura a brindar servicios blockchain diversos hackeos (no sobre la cadena en sí misma, pero si sobre desarrollos implementados sobre la misma), y diversos soft forks y hard forks que implicaron cambios que desde la perspectiva “Bitcoin” fueron mas radicales e intempestivos. 

Quizá por ello se encuentra Ethereum hoy en la fase Serenity, que lisa y llanamente llevará a un cambio trascendental, que no es ni mas ni menos que inicialmente pasar del sistema de consenso para la generación de bloques del proof of work al proof of stake, lo que con otras modificaciones que se planean (mucho second layer, roll ups, sharding, etc), implicará un desafío para la seguridad y para la descentralización, ello en aras de escalabilidad, y constituyendo para esta red un claro objetivo de un cambio importantísimo para conseguir velocidad y volumen de transacciones, necesaria para la ampliación de su ecosistema (el más grande existente). 

En suma, con lo expuesto por ambas redes, lo que pongo sobre el tapete es que la discusión en cuanto a las Blockchain pasará probablemente por cuanto de descentralización, seguridad y escalabilidad se podrá aumentar o disminuir, ello en aras de brindarse como el mejor producto y la verdadera internet del futuro, y ese es un debate que se observa claramente a través de las visiones, distintas, de las redes mencionadas. 

  1. Taproot.

Taproot es la suma de dos tecnologías, M.A.S.T. (Merkelized Abstract Sintax Trees) y Schnoor Signatures, que mediante un soft fork modificará la red Bitcoin.

En reducida síntesis, la primera implica la utilización de hashes para los script que se realicen en la red, y mediante la misma se puede ocultar las diversas condiciones (if, and, or, then, etc. ) que se pueden utilizar dentro de las limitadas capacidades de efectuar Smart contracts en la red Bitcoin. En otras palabras, siendo que antes en un P2SH se revelaban todas las condiciones de una transacción, ahora solamente se podrían visualizar las que se cumplieron, lo que implica un “ahorro” de tiempo y esfuerzo de los mineros para validarlas, y una mayor privacidad de condiciones de la programación de transacciones en Bitcoin.

Por otro lado, la firmas Schnoor en sí, tecnología que se presume que no fue utilizada al inicio de Bitcoin porque en ese momento se encontraba bajo protección de copyright, implica que en las transacciones multisign que se podían distinguir antes de las P2PKH y que implicaban que los mineros tenían que verificar cada firma del multisig para validar la transacción, ahora se crea una nueva llave privada para la multisig, y ello por un lado permite mayor velocidad a los mineros, y por otro hace más dificultoso conocer las direcciones públicas de los firmantes. 

Este cambio, muy importante aún para la acotada visión de escalabilidad que ha presentado Bitocoin hasta el día de hoy, modificará bastante -se presume- la velocidad de transacciones, dado que al hacer de alguna manera que las transacciones sean menos “pesadas”, permitirá mas de las mismas y a mas velocidad para incorporarlas a los bloques, ello agregándose que la privacidad de condiciones y direcciones se verá mas beneficiada. 

  1. Conclusiones. Bitcoin se reafirma a si mismo. 

Bitcoin ha aparecido básicamente como una comunidad pionera en la industria Blockchain, con un claro objetivo de descentralización y seguridad, y con menos hincapié en la escalabilidad, volumen y velocidad de transacciones. Con Taproot, sin dejar de reconocerse que la misma es una innovación muy importante, continúa en realidad en la misma senda, es decir de leves mejoras y desarrollos tangenciales, pero claramente la comunidad se revela, paradójicamente, conservadora en su visión, a diferencia de Ethereum, comunidad también muy importante pero que dada su focalización en utilidad mas que en valor se presenta como mas innovadora, y con cambios abruptos y mas arriesgados. 

No puedo decir si esto es bueno o malo para Bitcoin, pero es interesante ver como una comunidad se reafirma a sí misma, manteniéndose fiel a sus principios y orígenes. Si con esa actitud se mantendrá en el pedestal del mundo de los criptoactivos, será una historia interesante para ver en el futuro, pero lo que puede decirse es que pese a Taproot, Bitcoin es mas Bitcoin que nunca.  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *