Buffet, los Oráculos y las críticas a las criptomonedas.

Por Alejandro González Rossi. Abogado. MDE Universidad Austral. Profesor Grado y posgrado Universidad Austral. SUMARIO: De los diversos conceptos de Oráculos. Afirmaciones descalificativas comunes respecto a las criptomonedas y Bitcoin. Conclusiones.

Sabido es la importancia de los “oráculos” en la antigüedad. Estos en general eran regenteados por un grupo mas o menos místico de personas que afirmaban su comunicación con seres divinos, que les revelaban el destino y el futuro de los hombres que los consultaban (y que les daban ofrendas por ello).

Son famosos los oráculos de Delfos, Olimpia, Delos en Grecia y también que reyes, filósofos, guerreros han consultado en ellos, buscando de alguna manera saber su futuro, y en general intentar torcerlo -con poco éxito por lo que pudo obtenerse de las distintas leyendas- o no comprendiendo plenamente la afirmación de los oráculos, los que muchas veces manifestaban su conocimiento en forma un tanto oculta e ininteligible, o también sujeta a diversas interpretaciones.

Conocida fue la afirmación de Delfos al rey Creso de Lidia diciéndole que si cruzaba con su ejército el rio para enfrentar a un rey enemigo Ciro II, un gran rey perecerá, y fue así: fue Creso el que perdió su reino.

Esta antigua tradición de concurrir en consulta a seres que afirmaban tener conexiones sobrenaturales o conocimientos más allá de la comprensión común de la gente, se ha perpetuado hasta la actualidad, en la que muchos todavía hoy recurren a  “nuevos oráculos” de la modernidad y contemporaneidad, quizá con menos glamour y mística que en la antigüedad. Es así que se recurre a conocidos diseñadores de moda para saber lo que vendrá, o a personajes de la política e investigación para saber cuál puede ser el rumbo de una sociedad o el resultado de una futura elección, en base a la investigación y conocimiento que estos “oráculos” afirman poseer.

Es por ello que a algunos sujetos con especial habilidad en su campo para predecir hechos futuros se los llama también oráculos. Uno de ellos es el reconocido financista e inversor Warren Buffet, llamado por todos el “Oraculo de Omaha” por sus continuos aciertos en materia de inversión, y que supo -y sabe- ser una de las personas más ricas del mundo, generando a su alrededor admiración, y porque no, un poco de fanatismo y temor reverencial.

Por otro lado y en lo que importa en el presente en la actualidad en el ámbito de la tecnología Blockchain y de los criptoactivos y criptomonedas, también se habla de Oraculos -Oracle en el ingles-. Estos son simplemente aplicaciones y soluciones informáticas que permiten la conexión de contratos inteligentes a través de cadenas de bloques, permitiéndoles el acceso a recursos clave fuera de la cadena, consultando, verificando y autenticando fuentes de datos externas a una red. En otras palabras, un Oracle en el mundo cripto es que un contrato inteligente sea capaz por ejemplo de comunicarse con sistemas externos, con el fin de hacerlos útiles en el mundo de los negocios.

Vemos que entonces quizá hay una diversidad de definiciones o caracterizaciones de lo que es un oráculo, y dicha expresión no aparece como unívoca a la fecha.

Esta breve introducción a los conceptos de oráculos es porque en lo que sigue simplemente se efectuará una visión crítica de diversas afirmaciones en el tiempo que efectuara Warren Buffet, denominado oráculo por sus aciertos en materia de inversión, respecto a las criptomonedas y a Bitcoin, tratando con respeto a sus logros pero con la verdad, analizar las mismas dado que son manifestaciones comunes y usuales respecto a las criptomonedas, y trataré de exponer sintéticamente cuanto de veracidad y fundamentos pueden tener o que cuestiones aparecen como preconceptos sin tener una base lógica y sustentable.

Afirmaciones descalificativas comunes respecto a las criptomonedas y Bitcoin.

Recientemente por parte del sitio Business Insider[1] se efectuó una recopilación de diversas frases de Warren Buffet acerca de Bitcoin en particular, con referencias esporádicas a criptomonedas y criptoactivos, pero de las mismas se desprende una confusión importante de términos que es bueno señalar, y que por ende no aparecen como frases certeras ni fundamentadas. Dichas apreciaciones fueron expuestas a lo largo del tiempo por el Oraculo de Omaha, y a cada una de ellas me referiré, aceptando que quizá el mismo pudo haber sido sacado de contexto, siendo bueno en este momento recordar su “mea culpa” cuando afirmó que se había equivocado en no invertir en Amazon ni en Google.

A lo mejor dicho yerro puede producirse de nuevo con el caso de las criptomonedas.

Se transcriben las afirmaciones una por una entre comillas, y posteriormente se expone una réplica.

1. “Básicamente, las criptomonedas no tienen valor y no producen nada. No se reproducen, no pueden enviarte un cheque por correo, no pueden hacer nada, y lo que esperas es que alguien más venga y te pague más dinero por ellos, pero luego esa persona tiene el problema. En términos de valor: cero”. – CNBC, febrero de 2020.

En este caso Buffet no parece reconocer en el ámbito de criptotokens, que existen las criptomonedas y otros criptotokens en general con los que se comparte la utilización de la tecnología Blockchain pero que son distintos en sus propósitos y finalidades. Las primeras tienen una vocación de moneda de cambio o de refugio de valor, mientras que las segundas ofrecen utilidades. Un ejemplo de ello es Ethereum, segunda criptomoneda del mercado que además ofrece la posibilidad de trabajar sobre su red blockchain para crear nuevas criptomonedas por ejemplo o elaborar cualquier tipo de contratos informáticos.

Incluso algunas cripto representan oro -paxgold- u monedas de curso legal -tether representa al dólar con respaldo en dicha moneda dura- o permiten navegación con privacidad y sin invasión -BAT- o utilizar capacidad de procesamiento -Golem- o brindar servicios de nube descentralizada -Siacoin-, etc, etc.

Parece desconocer entonces el reconocido financista también con su afirmación absolutamente el concepto de tokenizacion de activos, como por ejemplo inmuebles. En otras palabras, y si a lo mejor solamente se refiere a bitcoin, que sería lo que se califica como una criptomoneda, es bueno destacar que existe un gran mercado de préstamos en la misma, vía finanzas descentralizadas (DeFi), con lo que si se pueden “reproducir”, que no hace falta el envío de un cheque por la misma por que se transfiere de otra manera sin tener que utilizar servicios de clearing usuales en el sistema bancario, etc, etc. Y finalmente, como cualquier economista serio puede señalar, los dólares como moneda oficial de los Estados Unidos de América tampoco se reproducen, en todo caso, se emiten, y en esto hay una diferencia fundamental con bitcoin, que no tiene una casa de moneda que emita, sino que realmente se “mina” (reproduce), característica que no presenta ninguna moneda de curso legal en el mundo.

Tampoco los dólares o cualquier moneda de curso legal en otros países producen nada, en todo caso se presta generando intereses, o se envía -por cheque o transferencia- lo cual se comparte en todo caso con Bitcoin. El dinero fiduciario estatal -que denominamos fiat- en definitiva, es un medio de cambio transmisible, lo mismo que bitcoin, solamente que la masividad de esta última no ha alcanzado niveles quizá aceptables para Buffet.

2. “Es ingenioso y el blockchain es importante, pero Bitcoin no tiene un valor único en absoluto, no produce nada. Puedes mirarlo todo el día y no llegan pequeños Bitcoins ni nada por el estilo. Básicamente, es una ilusión”. – CNBC, febrero de 2019

En primer lugar, si se producen bitcoins, exactamente 900 por día en la actualidad, y 1800 diarios a la fecha en que se efectuara la afirmación a través de un proceso denominado “minado”, por el cual cualquier persona, con el bagaje tecnológico suficiente, puede “producir” bitcoins trabajando en la resolución de problemas matemáticos para la sustentabilidad de la cadena (en realidad recibirlos como recompensa por su labor por poner sus servicios de cómputo a favor de la comunidad).

Esta forma de producción es lo que se conoce como suministro inelástico en economía, dado que se sabe cuanto se va a producir. En otras palabras, Warren Buffet esta desconociendo el concepto de “minería” en bitcoin, es decir el sistema de recompensas para toda la blockchain, regulado algorítmicamente, lo cual es bastante básico y quizá uno de los factores de su éxito desde su inicio, por lo que si se quiere criticar a la criptomoneda no podría decirse que no se produce de ningún lado, en realidad surgen bitcoins todo el tiempo.

3. “Si vos y yo compramos varias criptomonedas, no se van a multiplicar. No habrá un montón de conejos sentados frente a nosotros. Simplemente se quedarán ahí. Y tengo que esperar que la próxima vez te emociones más después de que te he comprado y luego yo me emociono más y te lo compro. Podríamos sentarnos en casa solos y podríamos seguir subiendo el precio entre nosotros. Pero al final hay un Bitcoin allí y ahora tenemos que encontrar a alguien más. Se acaban”. – CNBC, mayo de 2018

Se reitera que se están produciendo hoy 900 bitcoin por día y a la fecha en que Warren Buffet dijo eso se producían 1800. No se entiende a que se refiere la multiplicación, de hecho Bitcoin tiene por destino dejar de producir criptomonedas, pero el dinero en general en el mundo tampoco se reproduce en tal sentido y sin embargo es fuente de más dinero, como los Bancos en los que W. Buffet tiene fuertes inversiones.

En cuanto al valor y suba del precio, el oro es un gran ejemplo de lo que dice Buffet, que se usaba inclusive en la época de los antiguos oráculos, que no tenían como se sabe acceso a tecnologías como Bitcoin. Hay oro ahí afuera, se extrae muy poco, y vale lo que la gente quiera erogar por el, pero sigue siendo casi la misma cantidad, con la poca extracción mundial que existe. Si el público en general prefiriera comprar conejos, estos valdrían tanto como el oro o bitcoin, pero al tener un suministro distinto evidentemente su valor es menor por una cuestión de oferta y demanda.

Por otro lado se me ocurre un ejemplo de algo que no se reproduce y que el Sr. Buffet conoce bien: Las acciones de empresas, son las mismas, están ahí, y esperan que alguien se emocione y las compre por más valor supuesto que representan, y que muchas veces no es tal (como ejemplo basta citar ENRON Leman Brothers o recientemente GameStop Corp).

4. “En términos de criptomonedas en general, puedo decir casi con certeza que llegarán a un mal final. Si pudiera comprar una puesta de cinco años en cada una de las criptomonedas, estaría encantado de hacerlo, pero nunca subestimaría el valor de un centavo”. – CNBC, enero de 2018

Desconozco cuando el Sr. Buffet realizará la apuesta, pero desde hace 12 años estaría perdiendo, dado que el bloque genesis de la red blockchain de Bitcoin es del 3 de enero del 2009. No obstante, el Sr. Buffet pudo apostar en toda su extensa carrera sobre multitud de inversiones en las que ha tenido sobrado y merecido éxito en su mayoría, aunque algunas como por ejemplo Tesco o Dexter, no le fue muy bien. Todo puede tener un mal final en la vida, y apostar a que va a terminar no es precisamente lo propio de un Oraculo, sino que sería bueno decir cuándo en todo caso.  

5. “Probablemente veneno para ratas al cuadrado”. – Entrevista de Fox Business en la reunión de 2018.

Es un exabrupto, no hay argumentación alguna a la que contestar. Lo único que se puede decir es que el veneno de ratas puede ser muy útil depende para que se use.

6. “Básicamente es un espejismo. Es una forma muy efectiva de transmitir dinero y puedes hacerlo de forma anónima y todo eso. Un cheque es una forma de transmitir dinero también. ¿Acaso los cheques valen mucho dinero solo porque pueden transmitir dinero? Espero que Bitcoin se convierta en una mejor forma de hacerlo, pero puedes replicarlo de muchas formas diferentes. La idea de que tiene un gran valor intrínseco es solo una broma en mi opinión”. – CNBC, marzo de 2014.

Es interesante esta afirmación, porque por un lado reconoce la tecnología como efectiva, menosprecia el anonimato, y confunde un medio de transferencia con lo que se transfiere. Cuando se trasmiten bitcoins, se obtienen bitcoins, la forma de transmisión es la Blockchain, así como cuando te transfiero un cheque te estoy transfiriendo dinero que representa, y el medio es el cheque que es una orden de pago a los bancos. Lo trasmitido y lo que vale en términos de dinero, dólar, euro o lo que sea, se llama mercado, y no hace falta hoy por hoy un “cheque” en bitcoin, principalmente porque al moverse fuera del sistema bancario la relación peer to peer y la velocidad y forma de transmisibilidad no lo necesitan.

En otras palabras, un bitcoin en la época que dijo eso -marzo del 2014- valía exactamente un bitcoin y eso es lo que se transfiere a través de una tecnología denominada Blockchain. En términos de dólares si es a lo que alude, el mercado determinaba que la valuación del bitcoin era de aproximadamente U$S 450 a U$S 700 y en la actualidad su valor es de U$S 30.000 a U$S 40.000.

Desconozco a que llama el valor intrínseco, pero es el mismo en el fondo que tiene el dólar: La Confianza.

7. “No es una moneda. Ni pasa la prueba de una moneda. No me sorprendería que no esté disponible en 10 o 20 años. No es un medio de cambio duradero, no es una reserva de valor. Ha sido algo muy especulativo al estilo de Buck Rogers y la gente los compra y vende porque espera que suban o bajen como lo hicieron con los bulbos de tulipán hace mucho tiempo”. – CNBC, marzo de 2014

Si bien bitcoin puede pretender ser moneda como instrumento de cambio, y hoy claramente no lo es por lo menos masivamente, la verdad que se intercambia hoy por muchos bienes, y hasta Paypal la ha adoptado. Lo de los tulipanes es meramente anecdótico y local (como pudo ser ENRON), pero desde el 2014 en que afirmó eso, la verdad es que el precio ha aumentado exponencialmente. Iguamente ya pasaron 7 de los 10 a 20 años que mencionara, estimo que puede que su predicción se cumpla.

8. “Un precio en aumento crea más compradores y la gente piensa ‘tengo que participar en esto’ y es mejor si no lo entienden. Si no lo entiendes, te emocionarás mucho más que si lo entiendes.” – CNBC, mayo de 2018

Eso que afirma tiene un acrónimo en ingles que se llama FOMO (del inglés Fear of Missing Out -miedo de quedarse afuera-) y esto es aplicable a Bitcoin y a cualquier acción en las que tiene inversión el Sr. Buffet, y ha pasado en muchas ocasiones con empresas que han implicado que de golpe han tenido inversiones masivas institucionales y particulares. En si puede ser malo en cualquier caso porque el precio tiende a tener ajustes y recomponerse, y en el caso de bitcoin estos cambios han sido violentes y muy superiores -aunque menos dañinos por su falta de masividad- a los cambios que tiene por ejemplo la Bolsa de comercio de New York. 

En cuanto a entender, si bien es bueno informarse es algo relativo. Acaso alguien conoce la formula de Coca Cola? Alguien la entiende a la industria de laboratorios con su intrincado protocolo y formación de precios? La verdad es que no, pero leyendo un poco si se puede saber perfectamente que es Bitcoin, porque su código es claro y su propósito también. No hay misterios, salvo por saber quién fue el creador (Satoshi Nakamato), algo quizá tan misterioso como la fórmula de Coca Cola, pero eso ya sería otra historia.

9. “Se alimentará de sí mismo durante un tiempo y, a veces, durante mucho tiempo y, a veces, en números extraordinarios. Pero llegan a malos finales y las criptomonedas llegarán a malos finales”. – discutiendo burbujas especulativas en la junta de accionistas de Berkshire en 2018.

Es interesante que la charla se dio con accionistas de su empresa, los que evidentemente le pedían explicaciones de porque no invertía en criptomonedas. Si lo hubiera hecho desde el 2018 habría probablemente al día de la fecha hecho la inversión más fantástica y meteóricamente rentable de su vida, dado que bastaría con ver los números de varias criptomonedas en esa época y confrontarlos con los de hoy.

Quizá el secreto de un oráculo sería saber cuándo es ese fin apocalíptico y poder entrar y salir a tiempo, pero me parece que en esta cuestión el antiguo oráculo de Delfos tendría mejor respuesta que cualquier asesor económico hoy, los que en general, y más humildemente, reconocen no entender el tema o no tener las métricas y herramientas usuales de evaluación, dado que en definitiva la introducción de estos medios de cambio digitales tienen muy poco tiempo de desarrollo.

10. “Será mucho mejor poseer activos productivos durante los próximos 50 años que tener pedazos de papel o Bitcoin”. – CNBC, marzo de 2014

Nuevamente se desconoce que no solamente existe Bitcoin, sino numerosos cripto tokens que con la utilización de la tecnología blockchain tienen tremenda productividad. Si Bitcoin existe o no dentro de 50 años, es como preguntarse si Wells Fargo, Coca Cola Microsoft o el mismo Dólar existirán en esa fecha.

11. “Me meto en suficientes problemas con cosas de las que creo que sé algo. ¿Por qué diablos debería tomar una posición larga o corta en algo de lo que no sé nada? No tenemos que saber sobre lo que los granos de cacao van a hacer, o las criptomonedas, solo tenemos que centrarnos en ocho o diez acciones”. – CNBC, enero de 2018

Acá si hizo una confesión. No sabe de qué se trata, lo cual es importante para él, y para cualquiera que pretenda efectuar una inversión, y de paso aparece como una justificación ante sus inversores, aunque es preciso señalar que su portfolio tiene más de 8 o 10 acciones.

12. “Atrae a muchos charlatanes. Es algo en lo que las personas que tienen un carácter menos que estelar ven la oportunidad de timar a las personas que están tratando de enriquecerse porque su vecino se está enriqueciendo comprando estas cosas que ninguno de los dos entiende. Llegará a un mal final”. – Junta de accionistas 2018

Si hay algo en lo que hay charlatanes es en la economía en general. Miles de economistas no pudieron predecir ninguna de las recesiones mundiales que hubo durante todo el siglo XX y XXI. Desconozco si la gente compra Bitcoin porque mira al vecino que se enriquece, pero entiendo que la gente en general compra lo que parece funcionar, sea inmuebles, oro, plata, acciones, autos etc, y no se si se las entiende concretamente. Sin ir muy lejos, muchas veces cuando uno compra en Argentina una casa en un country o un barrio cerrado, muchas veces ni siquiera están comprando la casa, sino solamente una acción de una empresa que le da derecho a utilizar la casa y los amenities del lugar, y no por esa falta de entendimiento deja de usarla y de vivir en ella.

Lo de llegar a un mal final me hace acordar un poco a lo comentado mas arriba sobre el oráculo de Delfos y el rey de Lidia, y parece mas ser la profecía ambigua autocumplida en este punto, decir todos los años lo mismo hasta que suceda, y en eso le tengo que dar la razón: Hasta Roma cayo un buen día.

13. “Bitcoin se ha utilizado para mover una cantidad considerable de dinero de manera ilegal. El movimiento lógico de la introducción de Bitcoin es ir con maletas cortas por el dinero que se llevó en maletas de un país a otro – las maletas probablemente se caerán en demanda. Puede ver eso como la contribución económica de bitcoin a la sociedad”. – CNBC, febrero de 2020

Nuevamente aparece una característica (falsa) de Bitcoin usualmente mencionada. En primer lugar nunca vi una maleta de narcos o de corrupción llena de bitcoins, pero la afirmación es falaz, los billetes de dólar son utilizados para comprar y aspirar droga inclusive, pero no por eso se los considera ilegales en sí.

Por otro lado la función de privacidad de Bitcoin, que no es precisamente la criptomoneda mas privada del mercado, es cierto que puede llevar al intento de manejarse desde la ilegalidad, pero eso no la transforma, como instrumento, en algo ilícito o malo. El fuego puede incendiar un edificio, pero también sirve para cocinar.

14. “No tenemos ninguna, no nos faltan. Nunca tendremos una posición en ellas”. – CNBC, enero de 2018

En todo caso eso es una afirmación de política económica de su fondo, pero no aparece como una afirmación de lo nocivo que sería supuestamente invertir en criptomonedas. Ya dijo lo mismo sobre Microsoft, pero al final procedió de otra manera.

15. “No tengo Bitcoin. No tengo ninguna criptomoneda, nunca la tendré. Puedo comenzar una moneda Warren, tal vez pueda crear una y decir que solo habrá 21 millones de ellas. Puedes tener después de mi muerte, pero no puedes hacer nada con él excepto vendérselo a otra persona”. – CNBC, febrero de 2020

Por supuesto señor Warren Buffet, desde ya se podría tokenizar una moneda con su nombre, y a lo mejor hasta puede ser un gran negocio si utiliza por ejemplo tokens NFT -no fungibles- con su firma, ya que seguramente, suscripto incluido, va a tener muchos compradores. También no se puede hacer nada con la acción de una empresa mas que vendérsela a otros (o cobrar los magros dividendos que en general pagan todas).

16. “Lamento mucho que suceda porque la gente tiene esperanzas de que algo así va a cambiar sus vidas”. – CNBC, febrero de 2019

Desconozco si la gente en general cree que Bitcoin cambiará sus vidas, yo igual no les sacaría la esperanza. Lo que si es cierto es que la tecnología Blockchain, sobre la que se asienta Bitcoin, llego para quedarse y cambiar el mundo con nociones de privacidad, escalabilidad, y seguridad jamás vista desde la introducción de Internet.

Conclusiones.

En definitiva, y volviendo a lo afirmado más arriba, el presente no pretende ser una descalificación al Sr. Buffet, cuyos pergaminos hablan por si mismos, sino que lo que se busca es de alguna manera evaluar algunos argumentos dados por él, argumentos por otra parte comunes y ya expresados por otras personas, y poner un poco de claridad sobre qué cosas aparecen como riesgos o peligros cuando una persona invierte o compra criptomonedas o criptotokens en general y que cosas no. 

En definitiva, los oráculos humanos con su pretensión de divinidad apodíctica han acertado y fallado, en proporciones más o menos similares, y quizá los oráculos modernos en términos de su uso para redes blockchain, simples programas informáticos, con su visión más acotada y sencilla tienen algunas utlidades muy superiores y por ello, si bien aparece como una degradación del concepto, me inclino más por preferir hablar de oráculos en la definición del término tecnológico dado más arriba, más prístina y menos mística, y recordar a los oráculos más humanos del pasado con cariño y respeto, pero considerando que, por ser en definitiva hombres, fueron como tales falibles y poco certeros.


[1] https://markets.businessinsider.com/currencies/news/warren-buffett-best-quotes-bitcoin-cryptocurrencies-investing-rat-poison-squared-2021-1-1029974898, obtenida el 25/1/2021.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *