Criptomonedas. El momentum. Criptomonedas y Regulación.

Doctrina Especial por Diego H. Moretti. Abogado (2000) Especialista en Criptomonedas y Blockchain, VP en ejercicio de la dirección del Instituto de Derecho Informático del CPACF a la fecha. Profesor módulo Criptomonedas Diplomatura de Delitos Informáticos UAI, Escuela de Posgrado CPACF. Miembro del equipo profesional consultor en Innova314. Cryptoconsultas.com Sumario: Que son las criptomonedas. Por qué es su momentum hoy. Perspectivas cíclicas. Criptomonedas y Derecho.

Que son las criptomonedas.

Llegaron para quedarse. Ya escuchamos sus noticias en los canales de aire, en los diarios. Por lo general conocemos sobre un fenómeno en los noticieros normales, cuando algo muy bueno o muy malo ha sucedido.
Por qué entonces hoy escuchamos sobre bitcoin en las noticias no especializadas?. Porque su cotización acaba de alcanzar la fiolera de 4 millones de pesos. (al momento de la publicación supera los 6 millones de la moneda de curso legal argentina). En dólares estaríamos hablando de una cotización de casi 27.000 y subiendo. (alcanzó los 42.000 USD en su cotización alcista para corregir hasta los 30.000 y luego derivar hacia una zona de lateralidad en 34-35 mil. (Medición a 25 de Enero de 2021) )

Muy bien pero el bitcoin ya ha pasado por esto una y mil veces. En diciembre de 2017 la llegada al techo de 20.000 dólares ubicó a la criptomoneda en los mismos lugares periodísticos de hoy. La confusión no tarda en llegar. Warren Buffett eximio as de las inversiones bursátiles, acciones y empresas dijo que el Bitcoin era una estafa. (lo tildó de veneno de ratas al cuadrado) JP Morgan la más grande entidad bancaria mundial manifestaba por medio de sus voceros y directivos que el bitcoin era poco menos que una porquería.

Otros expresaban su volatilidad, su falta de uniformidad de precio. Si los entendidos poco menos que insultaban a esta moneda digital, que se podía esperar de simples inversores o amateurs de la cuestión.

La peor pesadilla de este mundillo de financistas de alta alcurnia, no tardó en llegar. El bitcoin luego de sus máximos históricos del 2017, diciembre, 20.000 usd, y luego de haber tocado el piso de 3000 dólares dos años más tarde, volvió a sus embates y superó esos 20.000 dejándolos muy abajo. 27.000 y casi 28.000 en diciembre de 2020. Año pandémico por excelencia, marcó dos grandes fenómenos nunca antes vividos. La cuarentena en la cual se postraba a los ciudadanos no esenciales a permanecer en sus hogares, llevando adelante un consumo de supervivencia y mayormente digital y el segundo, las ayudas monetarias de los gobiernos impulsadas por impresión de billete físico sin precedentes, como si no hubiera mañana.

Este fenómeno fue interpretado por los directivos de fondos y empresas en todo el mundo. Lo que se acostumbraba en países sin disciplina monetaria, era utilizar dinero duro o de reserva de valor, como podía ser el oro, la plata o el dolar estadounidense.

Como vemos esta práctica de uso común en paises del tercer mundo, en maniobra defensiva antiinflacionaria, ahora pasaba a afectar a las principales empresas y fondos de inversión de Estados Unidos. La respuesta no tardó en llegar. La utilización del bitcoin como moneda dura y de reserva de valor ante la posible afectación inflacionaria del dolar.

Lo mejor de dos mundos se unifica en este fenómeno. La compra indiscriminada de empresas americanas del bitcoin sin importar su precio, y el halving.

Que es el halving.

Cada cuato años, conincidiendo con el año electoral americano, la moneda de creación del misterioso Satoshi Nakamoto, el bitcoin, se afecta a un fenómeno de disminución de impresión planificada. La misma se reduce a un 50%. Veamos, desde 2016 la producción diaria del bitcoin estaba limitada a 1800 monedas diarias. Esta se reparte entre los mineros que la producen por medio de sus equipos especiales computacionales. Los ASICS. En 2020 bajamos a la mitad, o sea, 900 bitcoins diarios nacen. En 2024 iremos a una producción planificada de 450 por otros 4 años y así hasta culminar la misma en 2140 a 0 bitcoin diario.

Este halving produce un fenómeno de escasez. Sumado a empresas y megafondos luchando por su aquisición, nos encontramos compras diarias de 35.000 a 70.000 absorviendo la criptomoneda que poseen los anteriores tenedores, los pequeños y obviamente la totalidad producida por los mineros en la actualidad.

Este fenómeno de escasez es lo que impulsa precios al alza. Se suele expresar en la “calle” de las criptos, que “No hay bitcoin para todos”.

Muchos de los pequeños tenedores intentan vender en lo que se denomina resistencias de doble cero, o tripe cero, como los 20.000 dólares de cotización 23.000, 25.000, etc.

En un riesgoso juego de vender caro y comprar barato juegan a poder captar esos mínimos retrocesos y obtener mayor cantidad de bitcoin. No siempre sale bien, el mercado amaga y pierden posiciones debiendo asumir pérdidas, cuando el precio del bitcoin se marcha a nuevos rangos. La historia conocida del análisis técnico de cotizaciones, velas japonesas y su mundillo. Ver bibliografía técnica bursatil en caso de querer ahondar sobre el tema.

Estos factores, los obtenidos en noticias del sector se denomínan fundamentales, o análisis fundamental. El que se basa meramente en la cotización es el análisis técnico como acabamos de explicar.

Seguimos por los fundamentales.

Esta explosión de empresas y mutualfunds americanos ingresando al rubro de criptoactivos, es la novedad para este ciclo 2020-2024.
Cómo explicamos el halving, opera afectando el precio por cíclos conforme el flujo de generación del bitcoin y su oferta operan.
Como dijimos, el ciclo 20-24 está marcado por el ingreso de jugadores institucionales, a los que el precio poco importa. Simplemente entraron al juego de forma agresiva para despojar de criptomoneda a los tenedores actuales.

Cómo no hay bitcoin para todos, algunos gigantes ya están apostando por el número dos del podio. El Ethereum.

Ethereum. Reino de los Smart Contracts.


El ethereum es una criptomoneda de generación no limitada, como el bitcoin, pero que en sus espaldas reposa el ecosistema criptográfico en gran proporción. El ethereum provee a las criptomonedas de una red de emisión que dan lugar a terceras monedas, denominadas tokens o criptomonedas de capa dos. Ejemplo importantísimo de estas, el USDT o dolar Tether, el cual se utiliza para dotar de liquidez al sistema, pudiendo operar en los intercambios para tanto comprar como vender otras criptomonedas y tener una mensura dolar like de todas las criptomonedas, formando pares de liquidez.

Esos dolares digitales no oficiales, o sea, no son dólares emitidos por la FED, entidad Americana con potestad para emitir la moneda de curso legal de dicho país. Son tokens emitidos en el protocolo ERC20 de Ethereum que supuestamente estarían afianzados por dólares físicos inmobilizados en cuentas bancarias. La historia del dolar Tether o UDST tiene sus inconvenientes, aventuras y desventuras, que tampoco estudiaremos aquí, y pueden investigar en noticias y artículos sobre el tema.

Lo que nos interesa es la existencia de esos tokens de capa dos, o sea, monedas que brindan cierta utilidad y producen que cualquier entidad o persona o grupo de ellas, puedan emitir sin grandes conocimientos técnicos como para llevar adelante una criptomoenda base, pudiendo hacerse de la administración de esos bonos digitales utilitarios.

Utilitarios o securitizados.

Dicha utilidad puede ser representativa, a modo de una acción o cuota parte de algún emprendimiento o representativa de un activo o partes del mismo. En dicho caso estamos frente a un token SECURITY, o token securitizados. Estos representan mayor complejidad, dado que frente a un inversor deben estar respaldados por ese activo representado y lo que nos afecta al mundo bursátil o societario. Estos token son resguardados por normativa en casi todo el mundo, seguidos de cerca por las entidades gubernamentales del sector afectado.

Esto sucede incluso en paises criptofriendlys, como puede ser Malta bajo la jurisdicción europea. Los securities nunca son despojados de la protección gubernamental.

Los utilities token por otra parte, son emisiones no representativas de empresas, rubros o cuotapartes de fondos comunes de inversión. Sino que se emiten como una moneda utilizada para el intercambio en determinados negocios. Hay un test conocido para establecer si un token es utilitario o de securitización, se hecha mano al test de Howey, con tres simples preguntas, establecer la pertenencia o no a la clasificación.

Surge del mismo que el token no debe ser inversión de dinero, que no tiene lucro en espectativa y que no está basado en el esfuerzo de terceros.

La cuestión inicial, la inversión de dinero debemos verla bajo la lupa de los dividendos, que estemos invirtiendo a efectos de obtener una ganancia repartida con un tercero. Podemos invertir en una criptomoneda, pero no esperamos un rendimiento en reparto.

En cuanto al lucro podemos establecer los mismo y finalmente en el esfuerzo de tercero, allí es donde especificamos que estamos invirtiendo en el trajabo – rendimiento de un tercero a repartirse por nuestra participación en el negocio.

Entonces, nos encontramos que el bitcoin es la número uno, el ethereum la número dos y que a su vez, gran parte del esquema cripto que las sigue se basa en la red del ethereum que basa a muchas criptomonedas – tokens capa dos de su red.

El ethereum por otra parte, admite el resguardo en su red de contratos inteligentes. Hemos escrito ya un ensayo sobre los mismos y al que nos remitimos a efecto de brevedad. Por lo pronto aquí sólo diremos que no son contratos ni inteligentes. Son meros ejecutores -exe- en forma de algoritmo -programa informático- que posibilitan operaciones varias entre criptomonedas de capa uno o dos de la red de ethereum y sus billeteras o cuentas de llave pública y privada.

El ethereum como vimos es un protocolo que se basa en operaciones temporales y permanentes. La cuentas serán temporales, como sus tenencias y las permanentes las operaciones de transferencias.

Podemos establecer como mejoras en la evolución de la red de ethereum, que tanto su protocolo como modo de generación está mutando en la actualidad de un sistema de POW o prueba de tabajo, donde la creación de la moneda está pasando de un modelo de utilización de fuerza computacional, ergo, energía eléctica a uno de Staking o prueba de participación. Ese staking se efectúa con la utilización de un nodo pre-programado en la red ethereum y la inmobilización de 32 ethereums por nodo. O sea, el modelo pasa a un formato financiero de inmobillización del activo.

Este proceso está evolucionando con su etapa o fase cero, denominada medalla que comieza a ejecutarse en diciembre de 2020.

Otra cuestión de importancia de la red de esta cripto es la que denominamos DEFI.

La finanzas descentralizadas. DEFI.

Las mismas fueron la pesadilla de los bancos y entidades financieras. Que el individuo o la empresa pueda conformar su propio banco o fuente de recursos.

Mediante la inversión de cripto activos, en la red de Ethereum, y mediante la utilización de los smart contracts, se establecen mecanismos financieros de garantía y ejecutoriedad directa, por medio de los cuales, se puede acceder a formatos de servicios financieros mutuos.

Otra ventaja de las criptomonedas en general y que operan como impulsor de estas DEFI, es la no injerencia de Estados o sus jurisdicciones, posibilitando que estas herramientas financieras sean world wide y no meramente locales.

Así en un emprendimiento financiero bajo un determinado smart contract y su conformación, podemos operar en un instrumento desde cualquier parte del mundo, sin limitante del sistema bancario, swift o el que esté vigente.

Si pasamos a tener en cuenta toda la usabilidad de la criptomoneda ethereum, pronto podemos entender por qué estamos frente a un ganador del ecosistema y por qué sigue tan de cerca en capitalización de mercado al bitcoin. Bitcoin y Ethereum son los dos grandes ganadores.

Por qué es su momentum hoy.

Volvamos al principio. El momentum hoy de las cripto es por el mero motivo que demostraron que volvieron a surgir, incluso cuando las dieron por muertas desde casi todos los sectores.

Haber estado tan arriba, para luego caer un 80 por ciento de su capitalización de mercado. Verlas volver. En el mundo bursatil estos movimientos se los denomina de confirmación. Son figura que confirman una vigencia, una tendencia, capacidad para reestablecerse, capacidad para superar escollos de liquidez, de pesimismo colectivo, incredulidad, etc.

Justamente, a los instrumentos financieros se les tiene Fe o no, de allí la fiducía. El retorno a niveles de explendor, luego de languidecer, demuestra la fiducía intacta.

Este es el motivo por el cual muchos adquieren los criptoactivos, cuando su precio es alto. Por que se convencen del momento, a modo de vector, les indica cual es el rumbo de cotización y pasa a ser una mejor posición la compra en valores elevados, pudiendo haberlos adquirido en montos mucho menores.

Perspectivas cíclicas.

Trayendo entonces estos halving que ya describimos, entendemos por qué el modo cíclico está vigente. Los flujos de creación proyectados y limitados a futuro, van generando picos en la cotización, por un esquema de escasez previamente estructurado.

Modelos deflacionarios en pares contra la emisión ilimitada de las monedas fiduciarias.

Un escenario como dijimos en el que las empresas ingresas sin miramientos de precios o cotizaciones.

Criptomonedas y Derecho. Regulación.

Lo primero que debemos soslayar, es que la Blockchain nace primero, de la vinculación espontánea de diversos individuos, interactuando por medio de un sistema interconectado de software y hardware, utilizando la red mundial internet, y un protocolo de interoperación. Hasta ahí, se configura actividad lícita espontánea. Objetivo, la creación de un valor que pueda ser transferido rápida y fácilmente por medio de una red, sin la necesidad de intermediarios, llevando adelante un sistema basado en la criptografía a efectos de dotar de seguridad e inviolabilidad al método y procedimiento. Luego, por medio de la utilización del consenso, o sea, la replicación de la información en múltiples nodos y computadores, con el fin de que la información pueda ser medida en proceso de control de que información es la correcta en caso de controversia.

Entonces recapitulando, el derecho viene luego, y no podrá regular a la blockchain, sistemas informáticos o protocolos en si. Sólo podrá limitarse a la regulación de la actuaión de sus individuos, conforme su origen y jurisdicción, siendo estos, individuales privados, empresas, o exchanges participantes, la aplicación o no de pautas impositivas y fiscales- ámbito tributario- y la protección de sus actores respecto a estafas o extralimitaciones, o responsabilidad. Para esto último se aplicarán las respectivas protecciones de índole penal, penal tributario, protectivas del consumidor de corresponder y el basamento civil, mercantil y administrativo aplicable de fondo.

Pasemos entonces brevemente a una perspectiva jurídica. Hay que establecer conceptos reales, salir de exponer frases que con el tiempo pudimos entender que fueron establecidas por el lobby del sistema financiero el cual se ha sentido atacado por finanzas descentralizadas, libres de intermediarios, de consenso y espontáneas.

Que la criptomoneda sirve sólo para lavado de activos.

Es justamente la falacia más grande producida por el sector que lamentablemente, más conoce y sabe sobre el tema AML.

Por qué. Porque el lavado de activos se produce y promueve por sobre el agua, o mejor dicho. El lavado es ingresar al sistema fiscal y legal, valores provenientes de actividades ilícitas o lejos del esquema fiscal. Se produce entonces una virtual legalización ocultando los orígenes e ingresando en un esquema comercial o financiero legal que diluye la trasabilidad del origen espúreo.

La criptomoneda, justamente, hace todo lo contrario. Podría en su caso aprovecharse para alejarse del sistema, nunca para ingresar al mismo. Entonces la criptomoneda puede estar mas cerca del oculamiento o la evasión del sistema estadual, pero muy lejos de blanqueamiento o lavado.

Que la criptomoneda sirva para la evasión fiscal.

Vemos ahora otro mito que también surge del lobby financiero. Que la criptomoneda es anónima y con ella se puede hacer lo que se quiera para cualquier actividad evasiva.

Ello también no es real. Si bien hay algunos protocolos como el criptonote que ofusca la posibilidad de la persecución, conformando un esquema realmente anónimo, como el monero o el bytecoin. Estas no pueden ser trasabilizadas y podrían ser idóneas para la evasión y la actividad ilícita. Por ello el monero es utilizado en los rescates de rasomware. Tanto el bitocin como el ethereum pueden ser perseguidos por investigaciones y establecer la ruta de los fondos, lo que posibilitó en el pasado la resulución de varios crímenes financieros perpetrados y hackeos.

Muchas veces estos protocolos si bien son anónimos, el pago o transacciones desde las billeteras utilizadas para el crimen, al vinculares a un servicio o intercambio, pueden identificarse y finalmente determinar al autor de estos delitos. Otra modalidad que también ha dado resultado a las autoridades para dar con sus paraderos.

En el mundo cripto no avalamos para nada las actividades ilícitas. Las mismas son perpetradas tanto con dinero fiduciario, como con criptomonedas, como con instrumentos financieros. No es un sector exclusivo de dichas actividades y por lo general, entendemos al mismo como un sector que debe estar dotado de seguridad para proteger al inversor, que es quien lo nutre de sus capitales y fomenta al mismo.

También es importante detectar las estafas y esquemas patológicos de tipo ponzi, que muchas veces se camuflan dentro del mismo, intentando capturar el ansia especulativa que puede despertar. Estos esquemas deben entenderse, muchas veces estructurados de modos complejos. El inversor que encuentra rendimientos de dificil explicación demasiado altos para esuqemas normales financieros, debe entender que puede estar enfrentando una estafa que pronto tratará de fugar con sus capitales. Importantísimo como dijimos, ir por las criptomonedas principales, las que da demostraron su seguridad, su efecto de reserva de valor. Escapcar de esquemas de dividendos sin un establecimiento concreto de quien es el que produce dichos resultados y por qué. Cuando el retorno prometido es llamativo demasiado alto para ser cierto, evitarlo, lo que lograremos seguramente será perder el capital invertido.

Conclusión.

Cómo vemos, estamos en un momento muy propicio para el mundo de las criptomonedas. Es necesario entenderlo. Nuestra faceta jurídica hace que debamos estar actualizados en cuanto al tema, al menos en las cuestiones mínimas para poder entender la problemática de nuestros clientes. Si bien se puede entencer que son temas bursátiles o financieros, las cuestiones legales y protectivas las debemos llevar adelante los abogados y estar al frente de la investigación científico legal del tema.

Los otros profesionales podrán quizás complementar las cuestiones demasiado técnicas específicas, pero la defensa de los derechos de los individuos y empresas siempre estará a nuestro cargo y por ende, debemos estar medianamente al tanto de las innovaciones.

Cuestiones inherentes a operaciones, comerciales, civiles, venta de propiedades por ejemplo, inversiones, cuestiones sucesorias, hoy gran parte del capital de nuestros clientes puede estar afectado en criptomonedas. Temas de familia, divorcios. Empresas reservando en criptoactivos. Inversores o accionistas. El escenario es creciente y debemos estar a la altura de las circunstancias.

La criptomoneda, esa nueva forma de criptocapital que llegó para quedarse.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *